domingo, junio 14, 2015

Leído: Neonomicon de Alan Moore

Otra obra brillantísima de Moore que no decepciona para nada.

Una visita a los mitos del Cthulhu lovecraftiano desde la perspectiva muy perticular de Moore, evitando todas las trampas, recismo y gazmoñerías de H.P Lovecraft (simplemente hay que tener en mente que vivió a principios del s.XX y su mente se construyó alrededor del puritanismo, Alan Moore es más bien de fines del s.XX y su mente se construyó alrededor de las libertades morales, sexuales y civiles de las décadas de 1960 y 1970).

Un policía, Aldo Sax, es asignado para investigar una serie de asesinatos brutales y grotescos. Todos tienen un modus operandi parecido, pero lo raro es que los perpetradores no parecen relacionados entre sí; no profesaban la misma fe religiosa, no eran fanáticos, ni drogadictos ni nada.
Leyendo con mucho cuidado e investigando a detalle, Sax se da cuenta que el único punto común es que llegaron a visitar un club llamado "Zothique" y que llegaron a escuchar a un grupo de rock llamado "Los gatos de Ulthar". Visitando el club aprende que hay algo llamado AKLO involucrado; de forma racional, piensa que es una droga que los pone lo suficientemente locos para los asesinatos, así que contacta al traficante principal de objetos del culto raro que ve en Zothique y le pide AKLO.
Cuando va a su departamento por lo que pinsa es una droga, se topa con que AKLO es más bien un estado mental donde su alma se compenetra tanto al universo de los antiguos (los entes originales en la mitología lovecraftiana) que empieza a comprender su lenguaje y sus conceptos. Una vez que "regresa" al mundo real, se da cuenta que nuestra realidad no es real, que es tan sólo una proyección del universo de los antiguos, y los "asesinatos" que investiga no fueron asesinatos, sino liberaciones hacia el universo "real", y entre más cereminioso, mejor.

Lo malo es que en nuestra relaidad, Sax se ha vuelto loco y está matando a personas de una forma brutal y grotesca.

Tiempo después, Sax ya ha sido capturado y encerrado en una institución mental, donde se considera de muy alta peligrosidad puesto que asesina a uno de sus seguidores, pero la investigación la continuan otro par de agentes federales, Merril Brears (mujer) y Gordon Lamper (hombre) que, tras una entrevista con Sax (con una svátika tatuada en su frente y hablando lenguaje AKLO que los agentes llaman seudolenguaje) empiezan a desentrañar el misterio, empiezan a seguir pistas, van al club Zothique a tratar de detener al traficante principal, pero se les escapa.
Después de seguir un enredado y cada vez más grotesco misterio, la agente Brears se da cuenta que todo el culto coincide con las descripciones literarias de Lovecraft (por cierto, Moore aprovecha muy bien esta oportunidad para criticar su escritura y mencionar dos o tres hechos también muy grotescos de su vida). Los agentes terminan en una tienda donde se venden todos los objetos relacionados al culto, engañan tan bien al dueño, que éste los invita a una ceremonia.

Pero la "ceremonia" consiste en una especie de orgía dentro de una especie de alberca con paredes construidas de chapas de madera y metal intercaladas para capturar la energía orgonal generada por la actividad sexual. La alberca está conectada un río, todo para atraer a uno de los avatares de los antiguos, a Dagon.
Para desencadenar el clímax de la historia, la verdadera identidad de los agentes Brears y Lampers es descubierta, el agente Gordon Lampers es asesinado y violan varias veces a la agente Merril Brears para generar más energía orgonal.
Al fin aparece el avatar de Dagon, una especie de hombre anfibio Con una alta energía sexual, después de venirse un par de veces ("correrse",  el cómic que leí es de origen español así que tiene mucho españolismos; para los originarios de otros países, sus términos y jerga es muy chistosa, pero entendible, aparte, Moore debe haber utilizado caló inglés (o estadounidense, no sé), ni modo que los traductores usaran antiguallas inútiles como "cáspita" o "atiza") para "deleite" de sus seguidores, les avisa que le gusta la nueva y que se la quiere coger ("follar" en el español españolado), lo cual hace con gran entusiasmo y energía.
A lo largo de varios días, el ente viola a la agente como 8 veces, un día la agente orina a la orilla de la alberca, el ente (no quisiera decirle "monstruo" y mucho menos "dios") prueba la orina e inmediatamente la saca de ahí, consciente de que la van a matar una vez que él se harte de ella.

Así que ella consigue su libertad y avisa a las fuerzas del FBI que irrumpen en el lugar y tienen que matar a los pocos que quedan porque tratan de resistirse con rifles, a los demás ya los ha asesinado Dagon -a quien también matan, aunque lo que muere es el avatar, no Dagon en sí.

La agente Merril Brears tiene un descanso por la fuerte experiencia traumática que sufrió, aunque no le dice a nadie que fue violada varias veces y no deja que le hagan exámenes físicos. Va a visitar a Aldo Sax y le empieza a hablar en lenguaje AKLO, a lo que Sax sí responde y empieza a hablar en lenguaje humano.
Brears le explica que al fin comprende al universo de los antiguos, su forma de ver la vida y su universo, y que las violaciones de Dagon la dejaron embarazada, pero sabe que no está esperando a un mestizo. Está esperando a aquel que duerme en la profundidades y que sueña con su venganza, aquel que va a despertar y que va a poner el fin para nosotros, pero el principio para ellos.

Fantasía y literatura de alto calibre, sin trucos de Deux Ex Machina, ni diálogos en off para que explique lo que vemos ni nada así. Tan sólo una historia como debe ser contada.

4875.55