viernes, junio 26, 2015

Leído: Inferno de Dan Brown

“Inferno”, Dan Brown ,publicada originalmente por Doubleday, publicada en español por editorial Planeta, 2013.

Una de las novelas más esperadas en la línea de thrillers “Bestsellers” de Dan Brown y bajo esta óptica (fue escrita ex-profeso para ser bestseller) hay que considerarla.
La novela empieza bien, con el protagonista herido y sin recuerdos de los últimos dos días y ahí se sigue con una deliciosa estructura literaria y bestseleresca no lineal, con personajes bien delineados y la suficiente información (sobre todo sobre arte y, claro, de la “Divina Comedia” de Dante Aligheri).

Una de las características de toda obra escrita para ser bestseller son sus estructuras literarias. Todo se escribe en voz activa de una forma lineal y lógica, siguiendo estructuras gramaticales estrictamente clásicas y simples. Esto tiene la ventaja de que el texto se puede leer muy rápidamente con una comprensión de más del 90% de parte del lector. Para las obras bestseller esto es muy importante puesto que van a entrar en el mercado mainstream, esto es, el público al que va dirigido es demasiado general, muy posiblemente con un nivel cultural medio y sin una gran capacidad de atención y retención, muy posiblemente ni siquiera es público lector, por lo que no es necesario escribir de forma creativa o imaginativa para que se pueda leer entre líneas o que haya varios niveles de lectura.

Sin embargo, la escritura entre líneas o la obtención de un significado a partir de la estructura literaria o significado semiótico no son posibles de evitar, a menos que la estructura literaria sea intencionadamente simple o que sea muy breve, así que los aficionados a la lectura y/o a los misterios y/o a la fantasía nos encontramos con traiciones y actitudes simplonas e infantiloides. Dan Brown tiene también la mala costumbre de exponer el misterio por medio de un suspenso artificial y muchos Deux Ex Machina (suspenso artificial: explica las cosas y situaciones como le convienen al autor, encubre nombres y hechos cuando se descubren, tan sólo los expone cuando ya no hay de otra; Deux Ex Machina: ¿cómo escapan los héroes?, en el último segundo encuentran una puertita de salida que nadie conoce).

Siguiendo los lineamientos de los thrillers, Dan Brown toca muchos temas y se toma el tiempo para explicarlos (por algo la versión en español tiene más de 500 páginas). No es que esto ya haga que valga la pena leer la novela, pero personalmente es lo que yo buscaba y encontré en abundancia.

Hacia el final de la novela, en el punto donde empieza el clímax, la novela se pone medio rara: la estructura literaria se vuelve lineal, simplona y predecible, los personajes empiezan a actuar de forma infantil, tonta e ilógica, la trama parece simplificarse hasta el grado de parecer aventurita hollywoodense..., y de repente, en lo más álgido de la trama, Brown expone una idea brillante y lógica que hace que el “villano” deje de serlo y sea simplemente un antagonista; es fácil hasta considerarlo “un héroe incomprendido y menospreciado” como lo quería él desde el principio. Desgraciadamente, los protagonistas de la historia tienen actitudes ilógicas y babosas y tienen que aguantar el desenlace de telenovela estadounidense que les enjareta el autor.

El final queda abierto, sin una conclusión contundente (cosa que no se les da muy bien a los autores gringos), pero que deja la puerta abierta con una cuestión ética realmente inquietante en el mundo real: sí, la sobrepoblación es la base de cerca del 90% de los problemas de la humanidad, y no se nos va a aparecer un héroe ficticio talentoso, imaginativo y estrictamente lógico que nos venga a resolver el problema, así que ¿qué hacemos?

Un libro no muy impresionante, pero que cumple su objetivo, aunque sea como un caramelo: mientras dure sabe rico, pero cuando se acaba, no deja algo memorable para recordar.

4885.92