martes, junio 23, 2015

Leído: El libro de las brujas

“El Libro de las Brujas”, varios autores, colección Made in Hell de Dark Horse, publicada en español por editorial Norma, 2005.

Libro de cuentos en formato gráfico que tienen un tema en común: las brujas. Los cuentos son:

* Las brujas de Macbeth de William Shakespeare. En la obra original, la escena de las brujas es apenas una viñeta literaria, es decir, una escena sin historia, con personajes que no tienen peso en la trama, solamente sus accionnes. La adaptación al cómic es igual, tan sólo muestra el extracto que escribió Shakespeare, aunque el trabajo gráfico es brillante, mostrando la imaginería clásica de las brujas tal como lo marca la tradición medieval.

* La bruja troll de Mike Mignola. Un cuento de Hellboy, con todos sus elementos clásicos: una historia dura, no complaciente, difícil y amoral, y un desenlace muy raro (no malo, sólo raro) que pone a trabajar la mente, la imaginación y nuestros lineamientos éticos.

* La madre de los sapos de Clark Ashton Smith. Un relato en formato de texto. Quizá un poco fuera de lugar un un libro de historietas, pero completamente a sus anchas dado la temática tratada: una bruja que vive en medio de un pantano, enorme, horrible y obesa, tan parecida a un sapo que la apodan “la madre de los sapos”, trata de seducir a un joven mensajero por medio de engaños y una poción mágica.

* La chica de la flor de Scott Allie. Un relato mucho más contemporáneo y urbano, pero igual de escalofriante si se pone uno a reflexionar: dos hermanas, una apenas una niña y la otra ya adolescente, tratan de pasar unas horas solas en su casa mientras llega su mamá. Las travesuras y maldades de la niña llevan a la adolescente a tal nivel de exasperación que le da una bofetada en la cara a la niña; ésta, presa del dolor y la sorpresa, corre huyendo de su casa. Sin embargo, su carrera la acerca a una vieja casa abandonada; la adolescente, en su frenética carrera para alcanzar a su hermana, alcanza a ver por accidente a una bruja anciana rodeada de demonios, la alcanza una maldición y regresa a su casa con un ojo velado, como si ya estuviera enfocado a otro mundo. Al otro día la adolescente encuentra a la bruja para pedirle que le quite la maldición; la bruja le ofrece una flor para que la maldición recaiga en la niña y la adolescente se convierta en su pupila, con todos sus privilegios y poder; sin embargo, no le puede dar la flor a su hermana porque le pasaría la maldición, así que ambos ojos le quedan inutilizados en este mundo, pudiendo ver sólo “el otro universo” lleno de demonios.

* El gris-gris de Jim y Ruth Keegan. Una narración más clásica de brujería en el sur profundo de Estados Unidos, un terrateniente orgulloso, prepotente y fanfarrón ofende a un famoso duelista (la acción ocurre a fines del siglo XIX) y lo reta a un duelo a muerte. Presa del pánico recurre a una bruja, ella le dice que para matar a su contrincante necesitaría alguna pertenencia de él. Como el terrateniente no tiene pertenencias íntimas, la bruja le ofrece un poderoso amuleto llamado “Gris-Gris” que es un murciélago muerto envuelto en un hilo rojo, le advierte que es muy poderoso, concede lo que pidan, pero puede llegar a ser muy malo. Cuando el terrateniente le pregunta cuánto dinero quiere, ella le contesta que nada, pero que le de algo que a ella le guste, en su caso, su sombrero, pero al terrateniente le parece demasiado ridículo y se va de ahí. Al día siguiente, durante el duelo, el terrateniente en vez de empuñar la pistola y disparar, se encoge de miedo, el duelista, lleno de asco por la cobardía de su contrincante, dispara al suelo gritando que “la bala encuentra más honor en la tierra que en su piel cobarde”, el terrateniente aprovecha que está de espaldas y ya sin pistola ni balas y lo mata de un disparo. Cuando está huyendo en su caballo, encuentra a la bruja en su camino y le dice que ya debe pagar, puesto que el gris-gris ya cumplió su parte, pero el terrateniente alega que el amuleto no ayudó, que fue su actuación; en ese momento el gris-gris se vuelve malo, espanta al caballo para que se encabrite y caiga sobre el terrateniente, recupera la vida, se convierte en un murciélago amenazante mientras una niebla negra y espesa envuelve al terrateniente.

* El blues del becerro de oro de Mark Ricketts. Otro punto de vista de las tradiciones y leyendas del sur de Estados Unidos. En Nueva Orleans, ciudad musical, del blues y del jazz, se dice que la guitarra es invento del diablo, y los que saben tocarla bien es porque le vendieron el alma al diablo. Una señora le compra una guitarra muy barata a su hijo adolescente puesto que no le alcanza para un radio. El adolescente se aficiona a la guitarra y aprende a tocarla, pero solamente toca melodías tristes y melancólicas, de blues, no puede tocar bien ninguna otra. Toca tan bien que pronto atrae a más gente que la propia iglesia. Igual que la idolatría al becerro de oro predicha en la biblia.

* La verdad sobre la brujería; entrevista con Phyllis Curot. Es una de las promotoras más sobresalientes de la religión Wicca (la religión original de las brujas). Tiene doctorado en derecho y licenciatura en filosofía, además ya ha escrito tres libros acerca de la religión Wicca. Es una cháchara New Age, pero entretenida.

* Salem y Mary Sibley de Scott Morse. Una historieta sin historia, solamente con contenido gráfico (y sí, diálogos), sin embargo la historia que le sirvió de base es más interesante y le da sentido al cómic: es un homenaje a la caza de brujas en Salem, Massachussets: una de las declarantes de los “juicios” ya llevaba nueve años muerta, así fue como los puritanos “purgaron” a Nueva Inglaterra.

* Los infamiliares de Evan Dorkin. Un simpático cuento más de aventuras que de terror, pero sí de brujas: una manada de perros ven cómo su pueblo se va llenando de gatas negras y de mujeres de olor raro. Descubren que son brujas y que están a punto de despertar a una diosa destructora, también descubren que todas las involucradas deben ser mujeres (las brujas) o hembras (las gatas) y creyentes. Si introducen un elemento que no cumpla con esto, el hechizo no resulta y las creyentes van a sufrir las consecuencias. Pintan de negro a un gato parte de la pandilla, atrapan a una de las gatas negras y la sustituyen. Ya con él, el hechizo no funciona y la diosa destruye a las brujas y a las gatas. Y la manada salva a su pueblo.

Entretenida, sin llegar a ser muy brillante.

4883.32