martes, noviembre 24, 2009

La movida bancaria


Con esto de la crisis económica en México se ha incrementado mucho la cartera vencida, es decir, los créditos que ofreció el banco y que ya no se pueden cobrar, y las cuentas principales que ya no se pagan son las de tarjetas de crédito. Como eso afecta directamente a la gente, muchos noticieros han tocado este punto.

Lo que me llamó la atención fue una entrevista que le hizo la periodista Carmen Aristegui a Luis Pazos, actual director de la CONDUSEF (Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras), derechista, reaccionario, conservador, inepto y tontín.
A pregunta expresa de Aristegui, Pazos comentó que no sabía el porqué la gente dejaba de pagar sus créditos pero ofrecía algunos consejos y soluciones para personas en esa situación.

Quizá la poca imaginación y la poca inclinación a reflexionar de Luis Pazos le orillaron a eructar esas palabras pero el grueso de la población mexicana sabe muy bien porqué se deja de pagar una deuda: es un esfuerzo titánico y sisífico.

Desde hace ya muchos años, las tarjetas de crédito en México contemplan los conceptos de "pago mínimo", "pago para no generar intereses" y sobre todo lo de intereses, interés sobre interés y comisiones.
Lo de intereses, comisiones e interés sobre intereses se justifican mediante choros tecnificados y rolleros que ya quisiéramos los cienciaficcioñeros para justificar nuestras fantasías más alocadas, pero el quid de la cuestión reside en el pago mínimo.
Se supone que el pago mínimo es una prestación para el usuario porque permite hacer el pago de sólo una fracción de la deuda y no generar ni intereses moratorios (otro rollo mareador) ni generar historial de no pago. Todo parece bien hasta que uno ve cómo se forma el pago mínimo: es TODO lo que uno debe pagar de intereses más el 4 o 5 por ciento de la deuda.
Dado que todo lo que cobra el banco, intereses normales más comisiones, más intereses gubernamentales (IVA) sobre intereses y comisiones representa un 3 o 4 porciento de la deuda tenemos que:

pago mínimo = (4 o 5)% de la deuda + Intereses+Comisiones (3 o 4)% de la deuda ->
pago mínimo = (7 hasta 9)% deuda

Si obtenemos porcentajes de composición, lo que pagamos es:

pago mínimo = 57% pago a la deuda+ 43% pago de intereses.

Vamos ahora a un ejemplo, supongamos que alguien tiene una deuda de $100,000.00 y supongamos que su pago mínimo es del 7% de su deuda ($7,000.00). Siete mil pesos es una deuda casi impagable a un término de un mes para la gran mayoría de los mexicanos; pero vamos a suponer que el deudor es una persona decente y que quiere pagar sus deudas, así que supongamos que con mucho esfuerzo logra juntar el pago mínimo y pagarlo. Supongamos que con un GRAN esfuerzo, el deudor (o la deudora) logran pagar el mínimo durante seis meses.
Vamos a hacer cuentas:

Pago total efectuado durante estos 6 meses = $7,000.00 al mes X 6 meses = $42,000.00

pero hay que acordarnos que el pago mínimo cubre los intereses y solamente un poquito del capital (la deuda). Los porcentajes se aplican igualmente al pago mínimo mensual o al pago total de cualquier cantidad de meses (si las matemáticas no son muy amables con ustedes y no me creen, pueden hacer cuentas paso a paso) así que:

Pago total = 57% al capital + 43% a los intereses = $23,940.00 al capital + $18,060.00 a los intereses.

Desde el punto de vista del deudor (o deudora), con mucho esfuerzo ha pagado $42,000 y con una gran ilusión espera que su titánica labor haya reducido su deuda casi a la mitad, pero ¡decepción de decepciones!, con TODO lo que ha pagado (y nadie imaginamos lo que ha hecho y ha tenido que pasar para juntar el dinero) apenas ha reducido su deuda a menos de la cuarta parte.

Seguimos pague y pague, y la deuda no se acaba, una tarea digna de Sísifo.

Y sí, cuando uno se entera da mucho coraje y frustración. Es obvio que a partir de ese momento se deje de pagar una deuda impagable (no por enorme e inabarcable, sino por sisífica), la más probable línea de acción a seguir.

Como yo también estuve involucrado en el pago de una mega-deuda de ese tipo (sí, también me sentí enojado y frustrado cuando hice cuentas), así que me toca hacer una sugerencia simple de un ciudadano sencillo e insignificante: ¿podrían cambiar su esquema de interés de compuesto a simple? Acuérdense del dicho mexicano: "debo no niego, pago..., lo justo".

3123.93