miércoles, diciembre 02, 2009

Planificación alternativa

En el blog de GodMakers, dediqué un par de posts al tema de las ucronías, pero se me quedó en el tintero mencionar el uso que se le ha dado a las ucronías en el mundo real, sobre todo el ejemplo principal que se le dió a los análsis y escenarios históricos: el escenario de las posguerras.

Hamburgo tras los bombardeos aliados de 1943.

Poco después que terminó la II guerra mundial, con el nazismo derrotado y el imperio japonés bombardeado con las primeras armas atómicas, algunos consejeros de los gobiernos vencedores se dieron cuenta que las condiciones en que habían quedado Alemania y Japón eran alarmantemente semejantes a las condiciones de la Alemania de la post-I guerra mundial, la Alemania de la década de 1920, y sucede que ya habían tomado en cuenta lo que se conoce como inercia histórica: los cambios y eventos históricos están determinados por las fuerzas sociales y las condiciones imperantes. Tal como lo mencioné en mi post "Hitler y la teoría de las manzanas podridas", Hitler se encumbró como líder gracias a las condiciones socioeconómicas de la Alemania de la posguerra.

Y con esto en mente queda claro el porqué la situación era alarmante y amenazante: las condiciones socioeconómicas para Alemania y Japón de la pos-II guerra mundial eran tan semejantes al ambiente de la Alemania de 1920 que era lógico esperar no otro Hitler, sino dos Hitlers: uno alemán y otro japonés.
Contrariamente al pensamiento popular, manipular la historia es sorprendentemente fácil (pero increíblemente laboriosa y lenta), si uno sabe qué botones y palancas mover. En el caso del mundo de posguerra, el objetivo era no dejar solos ni a Alemania ni a Japón. Darles esperanza. Darles un horizonte que puedan anhelar, darles sueños que puedan soñar. No abandonarlos a su suerte para que cualquier loco o fanático con discursos incendiaros y patrioteros se pueda convertir en su líder.
Obviamente que este objetivo se consigue con dinero, mucho dinero, no con buenas intenciones (con las que está empedrado el camino al infierno). Aunque el objetivo principal fue Alemania y Japón, también ayudaron a los países de Europa Occidental (para que no cayeran en la esfera de influencia comunista).

Es claro que estos esfuerzos y los análisis históricos que se hicieron fueron frucíferos, Alemania y Japón salieron del hoyo y progresaron sin necesidad de algún líder mesiánico.

3130.95

1 comentario:

dyeve dijo...

I like your blog and interesting posts. made a beautiful job. Keep going, you doing great. Hugs from Romania