sábado, agosto 02, 2008

Nosotros los humanos y ustedes las fuerzas del mercado

Hace un par de días me enteré de una noticia bastante curiosa: van a prohibir todo establecimiento de comida rápida al sur de la ciudad de Los Ángeles, en California, EUA ( noticia en La Jornada, bueno, técnicamente no es una prohibición, es una moratoria); se va a tomar esta acción para tratar de contener la epidemia de obesidad entre la gente de la región.

Ésto es muy interesante en varios aspectos, pero son dos los aspectos que más me llamaron la atención: las fuerzas del libre mercado ya importan más que nuestro bienestar o lo queremos nosotros, los humanos y las acciones políticas que se están tomando y sus repercusiones.

La libertad de comercio o de mercado significa que los servicios o productos que se ofrecen a una comunidad son los que más se venden, no lo que nos convienen a los humanos, y lo que más se vende es lo que se anuncia. Todos sabemos que lo que más se anuncia es la comida rápida, lo sabrosa o divertida o popular que es. Es lo que más vende, y por eso es lo que más está disponible.

Pero no es lo que nos conviene.

Ni es bueno ni divertido ni nada. Bueno, a muchos ni siquiera nos gusta.
Pero sucede que lo que sí nos conviene y deberíamos comer no es popular.
Pero lo que sí es popular nos causa obesidad y enfermedades degenerativas que a su vez no es popular.

¿Lo que es popular causa impopularidad?¿Porque impulsamos lo que no nos conviene? Si lo que todos queremos es vivir, ¿porqué fomentamos cosas que nos hacen mal y al final nos matan?

Hace tiempo conocí a un "humano" que consumía comidas y bebidas siempre y cuando no fueran saludables ni benéficas, pero sí populares (que mucha gente las consumiera) y sabrosas.
Muchos estarán de acuerdo conmigo que si alguien así hace cosas de ese calibre, hay que dejarlo, con su muerte libra a la humanidad de su presencia (sí, ya sé que es un pensamiento atroz, pero, ¿apoco no les pasó por la mente?).
Lo que este "humano" pueda y logre hacer contra sí mismo no es cosa que nos incumba mucho, pero cuando "humanos" de esta calaña son los que imponen el marketing, lo que se supone que nos debe gustar, lo que se supone que es "popular" y "divertido", entonces sí debemos preocuparnos y analizar lo que está mal.

¿Porqué están ahí esos "humanos"?¿Por las fuerzas del mercado?¿Por nuestro sistema de vida?
¿No será que al apoyar al sistema nos estamos atacando a nosotros mismos?

2710.25