sábado, julio 26, 2008

El futuro IV

“¿En qué momento nuestro futuro
dejó de parecerse a los Supersónicos
y se convirtió en Blade Runner?”

- Bernardo Fernández (BEF)

Si los trabajadores desplazados están en una situación muy comprometida debido a la falta de adaptación o actualidad, entonces la solución se antoja obvia: se deben adaptar o actualizarse para conseguir trabajos actuales y mejores.

Desgraciadamente esta situación queda muy lejos de la realidad. La realidad que vemos día a día nos muestra que los trabajadores desplazados, por mucho que se actualicen y manejen las nuevas técnicas y aparatos, no encuentran nuevos trabajos; es más, cada vez es mayor la masa humana desplazada y desempleada.

En un documental de Discovery Channel, “El Surgimiento de los Robots” (Robots Rising) se llega a manejar la peregrina pero harto interesante idea de que las empresas sigan comprando robots industriales, pero que sigan pagando impuestos. De esta forma, todo ser humano nacería ya con cierta riqueza y un futuro asegurado.

Bonita idea, pero la realidad nos muestra gente que se muere de hambre, gente que nace sin dinero y con un futuro donde lo único seguro es la pobreza, la ignorancia y la enfermedad.
En la primera parte de este ensayo decía que ya estamos rodeados de robots y máquinas inteligentes (inteligencia perica, si lo quieren definir así) y mencionaba yo que muchos podrían pensar “algo es algo”; pero esta realidad solamente se aplica a unos pocos de nosotros, la gran mayoría sigue excenta de ser tocada por los avances o movimientos tecnológicos.

Y las consencuencias de esta situación se está viendo día a día: existe un movimiento mundial (amorfo y acéfalo) cuyos elementos han sido llamados “globalifóbicos” (¿algún escritor de CF previó algo así?); aparte de las guerras, desórdenes, protestas y movilizaciones que tiene causas y motivos aparentemente diversos y sin relación con el desplazamiento laboral tan llevado y traido en este ensayo.

En un capítulo de la serie “Los Años Maravillosos”, el maestro de álgebra de Kevin Arnold (el adolescente protagonista de la serie) decía una frase -ejem... perdón por la cursilería- maravillosa: “todo problema lleva consigo su solución”.

Analizando esto del desplazamiento de los trabajadores y la problemática consecuente, uno llega a una conclusión: sí se está generando más riqueza y menos trabajo, lo malo es que la riqueza se está quedando solamente con algunas personas y lo de menos trabajo se reparte entre casi toda la población humana.

Hace un par de años un amigo me enseño que existe una palabrita dominguera para “repartir” o “pasar”, la palabrita dominguera es “permear”. Así, en vez de decir “la riqueza se debe repartir entre todos” o “la riqueza generada debe pasar a manos de los menos favorecidos”, se puede decir, de forma elegante y sin sonar rimbombante: “la riqueza mundial debe permear hacia las clases que no son tan ricas”.

No sé si LA solución sea repartir mejor la riqueza, o si una parte de la solución sea que los ricos permeen sus recursos a los pobres; de lo que sí estoy seguro es que el problema es que la riqueza se genera gracias a las clases más pobres y necesitadas, llega a las manos de las clases más ricas y menos necesitadas y no permea a las clases que generaron la riqueza.

Regresando al plano cienciaficcioñero, muchas veces se necesitan analogías terrestres para una ambientación futurista o extraterrestre. Si hacemos una analogía del funcionamiento económico actual y el funcionamiento ecológico terrestre podremos aislar mejor los puntos de conflicto:
Tanto la economía como la ecología pueden ser representadas mediante pirámides poblacionales: en los sistemas ecológicos la base piramidal está formada por organismos unicelulares, algas, líquenes, plancton, etc., la punta piramidal está constituida por depredadores que no tienen depredadores naturales: leones, tigres, cocodrilos y el hombre. En los sistemas económicos la base piramidal está formada por los más pobres y la punta piramidal por los más ricos.

El funcionamiento piramidal también se antoja análogo: en los sistemas ecológicos las organismos del nivel superior en nuestra pirámide cazan y se comen a los del nivel inferior, el funcionamiento continua de ésta forma, así que se puede decir que los nutrientes van pasando de los organismos inferiores a los superiores; es decir, los nutrientes van subiendo por la pirámide hasta que llegan a la punta. ¿Y después? Los organismos que están en la punta de la pirámide mueren y son devorados por insectos, gusanos, bacterias y microbios. Esto es, los nutrientes regresan a la base de la pirámide ecológica.
En los sistemas económicos, las clases sociales más pobres generan riqueza (a través de su trabajo y productos fabricados y/o servicios prestados), esta riqueza pasa a la clase inmediata superior generando más riqueza, es decir, vendiendo sus productos por un precio un poco más alto (el valor agregado, por algunos conocido), hasta que al final, la riqueza llega a manos del más rico (donde todos los productos y servicios ya se canjearon por dinero). ¿Y después?, ¡Jijos!, como que algo falla aquí ¿no?

Y a lo largo de todo este proceso económico, los robots, aparatos de comunicación, máquinas inteligentes y demás chunches ni siquiera intervienen. Igual que el siglo pasado, o en el s. XIX, o en cualquier época. Los desplazados no son solamente los humanos, sino también todos los esquemas económicos. Si no actualizamos nuestras estructuras sociales, económicas, políticas, etc., las cosas no van a mejorar, ni a quedar igual: van a empeorar, y no sé hasta que punto.

Bueno, en la CF clásica siempre había un héroe que salvaba la Tierra ¿no?


2704.13