viernes, julio 11, 2008

El futuro II

"Ella está corriendo
para mantenerse quieta"
- U2


Una de las primeras cosas que me hicieron pensar fue la economía y la manera como trabajamos comparada con los avances tecnológicos y sociales.

Hacia finales del siglo antepasado (el siglo XIX, la centuria de los 1800's) el trabajo deveras era de perros: jornadas de entre 12 y 14 horas diarias, condiciones totalmente insalubres, codicia exacerbante por parte de los patrones, el trabajo infantil se consideraba prácticamente "normal", etc., etc. Con los avances científicos se ha logrado mejorar la salud de la población, la jornada laboral se ha reducido a 8 horas diarias, se respetan derechos humanos, anteponiendolos a la codicia humana...., pero no para todos.

En realidad, en muchas partes del mundo las condiciones sigen siendo iguales. Pero el punto no es ese: es algo más sutil, más fino..., aun en los privilegiados lugares donde no se viven condiciones tan miserables nos hemos esclavizado a nosotros mismos, y -para nuestro horror más absoluto- las máquinas han exacerbado nuestra propia esclavitud.

Se suponía que las computadoras, robots y demás chunches electrónicos iban a hacer el trabajo mientras nosotros nos dedicábamos a vivir. Pero actualmente vivimos pegados a la computadora trabajando 8, 10 o hasta 12 (y a veces más) horas diarias, los sistemas de comunicación siguen necios en integrarse y devorar nuestra vida privada: las nuevas computadoras palmtops son las más agresivas en este sentido, pero sus alianzas con la tecnología celular y de comunicaciones binarias son más que temibles.

Quizá toda esta tecnología esté conduciendo al mundo del conocimiento y bla,bla,bla..., lo único cierto es que cada vez trabajamos más para poder mantener constante un cierto nivel de vida. Nuestro mundo avanza y nosotros estamos corriendo tras él, persiguiendo la peregrina quimera de alcanzarlo algún día. Es cierto que la informática y los avances en comunicaciones han logrado que una sola persona pueda hacer el trabajo que antes hacían entre un equipo de 10; pero, ¿y las personas que ya no tienen cabida en la chamba?

Ejemplo: Supongamos una oficina de esas del gobierno a mediados de la década de los 70s: si al jefe se le antojaba presentar un informe con gráficas, había que movilizar un pequeño ejercito de archivistas, dibujantes, redactores, impresores, secretarias, etc., y más etc. Si ocurriera lo mismo hoy, en el año 2008, el mismo trabajo lo podría hacer una persona y una computadora con procesador de textos y hoja de cálculo (y, claro, una impresora láser). ¿O a poco no?

2691.11