miércoles, enero 16, 2008

Réquiem por un sueño.

Pruébame, verás
que más es lo que necesitas,
estás dedicado a
cómo te voy a matar.

- Metallica.


0. Intro (aburrimiento y soledad).
Sara está sola.
Harry está solo.
Todos nos sentimos solos, pero la tele dice que está bien, mientras seamos bonitos y delgados, güeros y mientras no pensemos, no cuestionemos; la sociedad dice que está bien, mientras trabajemos, mientras ganemos dinero, mientras seamos productivos, siempre y cuando seamos heterosexuales sin sexo y nuestra espos@ esté bonito, y nuestros hij@s sean bonit@s y podamos tener una casa bonita y un carro bonito todo estará bien; se vale trabajar mucho y olvidar tu vida, tu salud, tus sentimientos: es preferible tener empleo, estar en la oficina, trabajar como burro que estar con tu pareja, abrazarla, verla a los ojos y decirle que la amas; estaremos bien si amoldamos a nuestros hijos y les enseñamos a ser parte del mundo moderno, es preferible no enseñarles que son seres humanos capaces de sentir, de amar, de odiar, de pensar,..., está bien si se dedican a sacar diplomas y sobresalientes en la escuela.
Todo nuestro sistema dice que está bien mientras vivamos según las normas, mientras seamos consumistas; mientras seamos buenos, estaremos bien.
Y si no fuera así, seguiría estando bien. (Sara dixit).



A media noche solo en tu habitación,
invocas mi nombre en un momento de tensión,
quieres probar, ver el mundo a tus pies,
yo te daré entera satisfacción.

No lo olvides nunca...
-Ángeles del Infierno.



1. Obertura de verano.
Todo empieza como una aventura, una travesura: como probar el chile más picoso, la comida más condimentada y exótica, como convertirse en el ser más simpático y sexy, entretenido e inteligente. Es decir, todos tus amigos las han probado ¿no? Circulan en los antros, en las fiestas, en todos los lugares; es cosa de jóvenes. Es decir, muchos las toman y no les pasa nada ¿cierto?
Creen que ningún adulto se droga por aburridos, conservadores y mojigatos. No se dan cuenta que casi ningún adulto las toma porque los adictos a las drogas nunca viven muchos años.



2. Fiesta.
Si siempre estuviéramos de fiesta seríamos felices, bailar, reir, estar con los amigos, intoxicarnos todos juntos con sustancias etílicas y fármacos que alteran nuestra fisiología; todos hablando, todos gritando, riendo, bailando, conviviendo y teniendo sexo.
Es bueno tanto escándalo, así no oímos nuestro silencio, las carcajadas tapan nuestra soledad y desesperación. Intoxicados olvidamos nuestras vidas chiquitas y vacías.
El sexo es sin amor. Los demás son amigos sin amistad. Bailamos no por felicidad, sino porque los demás lo hacen.
Estamos felices porque esto es una fiesta.



3. Sueños de Coney Island.
Podríamos ser grandes, convertirme en hombre exitoso, convertirte en mujer bonita, tener familia bonita. Tener casa, mascotas y auto como es lo correcto, lo decente.
Aunque no sea real, aunque sean sueños.



4. Encantos de chocolate.
¿Y si cubrimos tu vida vacía con chocolatitos?
Seguiría vacía e insignificante, pero sabrosa.




Amo de las marionetas
estoy jalando tus hilos.
Torciendo tu mente y estrellando tus sueños;
cegado por mí no puedes ver nada.
Tan sólo llamame
porque oiré tus alaridos.
- Metallica.



5. Fantasmas de las cosas por venir.
Todos sabemos lo que pasa con las drogas: uno las prueba, se siente bien, cree que es “algo” que pasa; no se da uno cuenta que uno es el que se va a convertir en ese “algo”, en esclavo, en sirviente de un amo cruel y amoral, de una sustancia química que va a comerse nuestra vida, nuestro dinero, va a quitarnos a todos aquellos que amamos, lo que queremos, nuestros sueños, todo nuestro presente y nuestro futuro.
Alguien se siente solo y empieza a ingerir drogas. No tiene miedo a lo que está por venir. No es que no sepa, es que para él/ella no es real, es un fantasma.



6. Sueños.
¿Sueñas con ser bonita y popular?¿Con que todos te deseen, te quieran y te traten bien? ¿Sueñas con tener mucho dinero?¿Ser rico, famoso y poderoso?
¿Sueñas con dejar de estar sola o solo?¿Que tu vida ya no esté vacía?
¿Estas dispuesto o dispuesta a hacer algo para llenar tu vida?
¿O quieres alguna droga para eso?



7. Tenso.
Sientes que puedes hacer algo más en la vida. Es decir, debe haber algo más que tu perspectiva, debe haber algo que valga la pena, quisieras saber, quisieras conocer, tener lo que ahora no tienes pero todos dicen que debes tener para ser alguien significativo.
Estás tenso por querer tener, sabes lo que tienes que hacer, y sabes que una pastilla lo hará más fácil.



8. Dr. Píldora.
Muchos creen que la ignorancia es inocua e intrascendente. Que se lo digan a Sara Goldfarb.



9. Colocado en la vida.
El ansia, la espera, el aburrimiento; todo se quita con la inyección. Nuestro amo siempre oye nuestros gritos: hace que nuestra vida brille y que valga la pena.



10. Fantasmas.
Los estimulantes hace que te olvides de cuán desesperadamente solo estás. Muchas veces con amigos. Muchas veces con novia y/o amantes, con fiestas y trabajo y todo. La soledad está ahí. El vacío sigue ahí. Tu alma débil no se va a satisfacer sólo de fantasmas.


11. Siendo criminales y traficantes.
Se supone que los criminales son aquellos cuyas actividades transgreden la ley, ¿y si las leyes nos lastiman?¿Si las leyes nos agreden? Quizá los traficantes nos cambien nuestra alma por fantasmas.



12. Obertura de la esperanza.
Y todo sale bien.
Y todo está bien.
Y todo parece bien.
Pero sólo lo parece.



El infierno vale todo esto,
habitat natural
tan sólo una rima sin razón.
Laberinto sin fin,
vagando en días numerados
Ahora tu vida está fuera de temporada
Yo ocuparé
yo te ayudaré a morir
yo te atravezaré.
Ahora yo mando sobre tí también.
-Metallica


13. Tensión.
Ya llegaron los fantasmas. Ya se fueron las dudas sobre el bien y el mal. Ya sabes a quién obedecer; ya sabes quién mandará sobre tí.



14. Conga de Bialy & Lox.
¿Bailas porque eres feliz?¿O porque estás bailando crees que eres feliz?



15. Limpiando el departamento.
Tienes tanta energía que sientes ganas de limpiar todo el departamento, todavía no te das cuenta que tus días ya están numerados y que empiezas a vagar en un laberinto sin fin.



16. Fantasmas-cayendo.
Momento, momento, yo empecé con la droga para volar, no para caerme por toda la eternidad.



17. Soñando.
Mis sueños ahora son tener más, beber más, inyectarme más, más sexo, más belleza, sentir más, más felicidad; ya no importa el costo.



Sientes tus venas ya no aguantar mas,
algo enchufa tu sangre te vas a suicidar,
lo que yo te propuse fue un pacto sin mas,
y ahora ha llegado la hora de pagar...

No lo olvides nunca...
- Ángeles del Infierno



18. Arnold.
¿Estás seguro que ya no importa el costo?



19. Marion vomita.
Ya lo probaste, ya tuviste el mundo a tus pies, no creas que vas a pagar con dinero...



20. Huyendo en el supermercado.
¿Se está acabando el sueño?¿Tu alma se está quedando vacía?¿Antes bailabas y ahora corres?



21. Sueños.
Cuéntame,
platícame,
háblame de tu novia
y tus amigos
y tu trabajo
y de cómo vas a triunfar
y de cómo vas a estar bien
y de cómo vas a hacerme sentir bien.


Cuéntame,
ahora que tu mente ya no es tuya...
háblame de tus sueños vacios
y platícame de un futuro brillante
que alguna vez pudo ser tuyo.



22. Sara Goldfarb ha dejado el edificio.
Sara también soñaba, Sara también quería sonreír (volver a sonreír), y por eso Sara dejó entrar la TV a su mente, por eso sus sueños ya no son suyos.
Sara tenía un futuro, pero decidió comprar otro ya prefabricado, como los anuncios de la tele.



23. Hay insectos que obtuvieron una conga con sonrisa diabólica.
Hay algo extraño.
El mundo se ha movido, ha cambiado, se ha desgastado..., yo entré aquí pero no quería esto.
Quería a los locutores apuestos, sonrientes y galantes, quería a las concursantes sonrientes, satisfechas, dispuestas..., quería compartir sus risas, no que se rieran de mí.
Quería a las edecanes sexys y alegres, quería al público ansioso, dispuesto a colaborar; quería compartir su alegría y sus bailes; pero ahora su conga es amenazante. Veo sus ojos vacíos. Oigo su risa alocada, sin sentido, sin razón ni alegría.
De repente me doy cuenta que mi vida no es mía (ya no), la gente de la TV desarma el escenario; tengo que huir, correr antes que desarmen mi vida.



24. Obertura de invierno.
Me llaman, gritan mi nombre, me quieren, me necesitan, pero ellos ya no tienen vida aquí.
Bailaron, rieron, amaron y cogieron y tuvieron sueños. Tenían dinero cuando yo estuve ahí, antes que todo se rompiera, antes de que se dieran cuenta, antes de sus sueños vacíos, de su futuro que ya no existe.
Lloran por mí, se pelean y se enojan, pero ellos ya no tienen nada que hacer aquí.



25. Hospitalidad sureña.
No en todos lados van a tener lo que buscan. Bueno, si ni siquiera ustedes saben qué buscan, ¿por qué lo buscan aquí? Si su búsqueda es infructuosa, no se preocupen, aquí vamos a ser..., hospitalarios con ustedes.
Aquí ya pueden terminar su búsqueda porque ya nos encontraron.



26. Miedo.
Empezaron con la droga porque se sentían solos, frustrados, con ganas de triunfar, de vivir, de sonreir. Al final sólo encontraron su miedo, pero el camino estuvo bonito, ¿no?
Ahora su vida es sencilla: ya no tienen deudas, ni odios, ni pasión, ni preocupaciones..., tan sólo miedo, mucho miedo.



27. Tensión completa.
No, no lo sabes, tú no puedes saber cómo es mi vida, no te puedes imaginar lo oscura que se ha vuelto.
Crees que para tí la vida es dura, pero deberías estar en mis zapatos, vivir bajo el miedo, día tras día, siempre tenso, sabiendo que la muerte es ahora un premio; ya ni siquiera puedo decir que estoy loco porque yo ya no soy yo (en las manos de la muerte), alguien más es el que me dice qué hacer, qué pensar (alguna vez fui el elegido, ahora soy uno más).
No, no lo sabes, tú puedes bailar y caminar y correr como quieras. Yo tengo a toda esta turba asesina gritándome y siguiéndome los pasos (arde, nene, arde), estoy tenso, no puedo relajarme, ni dejar de correr, ni puedo evitar el dolor, ni la soledad, ni siquiera puedo encontrar mi muerte.



28. El principio del fin.
Perdóname ahora que ya has comido mi alma,
reza por mí, piensa en mí, dame tu sonrisa, tu amor y tu futuro.


Sé indulgente, ahora que he probado tu odio y tu hiel
ahora que has reido, ahora que tienes mis sueños, mi vivir,
mi pasado y mi futuro.
Durante mil años hablaste muchas palabras, muchas promesas y muchos cantos,
muchos sueños falsos, muchas mentiras y decepciones.
Me has comido lentamente, has bebido mis lágrimas, has bailado en una flama que creí eterna.


Estoy encontrando mi fin, nuestro fin,
entré aquí, pero no encuentro salida;
mi presente es el infierno.
No quisiera finalizar
pero tengo (tenemos) que empezar ahora.



29. Fantasmas de un futuro perdido.
Si es que alguna vez llegaste a soñar con un futuro que valiera la pena, si llegaste a soñar con el perdón y un amor que te pudiera hacer feliz; quizá soñaste que podrías ser libre, no un robot como los demás.
Soñabas con ya no estar solo, con ya no sentirte solo.
Quizá tu vida era difícil y buscaste salidas fáciles.
Por eso diste una vuelta equivocada.


Cambiaste tus sueños por fantasías, por fantasmas.
Ahora ya no puedes aspirar a ningún futuro, ya no puedes soñar, ya no puedes amar.
Perdiste tu oportunidad, la vendiste y compraste sólo engaños, promesas que nunca se cumplieron.
Los fantasmas ahora tienen el futuro que llegaste a soñar.


30. Fusión.
Creo, no lo sé de cierto, que un día, en el pasado o en el futuro, hubo o habrá humanos con compasión, humanos que al ver una tragedia real van a reaccionar, a movilizarse.
Existió o va a existir un tiempo en el que los humanos no van a engañar ni a mentir a otros con tragedias falsas, ni van a causarlas o propiciarlas.
Ahora, en este tiempo, vemos a otros humanos sufriendo y volteamos hacia otro lado. Vemos tragedias y decimos ¡qué lástima!, solamente sentimos tristeza si nos lo dicen, si nos muestran cuán trágica es la tragedia que vemos sin pensar.
Solamente pensamos en los otros como seres ajenos, no como personas o como seres humanos capaces de sentir o sufrir. Tan sólo pensamos en ellos según lo que nos dicen, según lo que piensan los demás.
No llegamos a pensar en la existencia de los demás, el fusionamieno de sus alegrías, tristezas, esperanzas, desilusiones, frustraciones, triunfos y fracasos. No hemos logrado comprender cabalmente cómo el fusionamiento de estas almas conforman la conciencia de la humanidad.



31. Lux Aeterna.
Sara la vio, y quería estar ahí, al igual que Harry y Marion; en realidad todos hemos visto la luz, y la hemos deseado. Lo peor de todo es que ya la mayoría hemos estado ahí y no nos dimos cuenta de lo que teníamos hasta que ya no lo tuvimos.
La gran mayoría caemos en la nostalgia de “los buenos tiempos” y soñamos con un (posible) futuro mejor, algunos hasta llegan a tomar acciones para conseguir ese futuro, pero algunos caen en la trampa de las ilusiones, dejan de soñar su futuro y tratan de conseguirlo con alguna droga (química, sicológica o económica) sin medir las consecuencias.
Pero la luz sigue ahí, eterna e inmutable para todos.



32. Aterrizando.
Nunca pensamos que nuestro futuro pudiera ser así.


2538.27