sábado, enero 05, 2008

Los que hablan de política

Desde siempre se ha considerado que la política es algo sucio, efímero y tonto, y que los que nos consideramos gente decente deberíamos permanecer lejos de sus tentáculos, ser totalmente apolíticos. Eso no es lo peor; a lo largo del tiempo se le ha dado a la política un tinte de chisme: que si ésta anda con aquélla, o si el otro es más simpático, que si fulanito jala más gente, pero sutanito tiene más personalidad, pero perenganito está consolidado, etc. Y muchos tienen la creencia de que los politólogos o la gente que sabe de política son aquellos que se adentran en las aguas fangosas del chisme político.

En realidad la democracia exige nuestro conocimiento y sabiduría; no el conocimiento del chisme político, sino de los hechos, del historial, de la trayectoria de cada aspirante a un puesto político. Deberíamos tener disponible información suficiente para saber qué es lo que ha hecho un político en su carrera, sus errores y aciertos, cómo se ha movido en los terrenos pantanosos de los trámites burocráticos porque al final, ellos también son ciudadanos, y deberían tener los mismos derechos y obligaciones que todos los demás.

Es bastante frustrante cuando uno se da cuenta que ésta información existe y está disponible, pero está repartida en muchos lugares; es todavía más frustrante el saber que hay tantos politólogos, reporteros y gente que le sabe a la política que se tropiezan con sus propios pies y se pierden en los enredos del chisme político. Se supone (o se supondría) que ellos nos dan información para que tomemos decisiones más acertadas, y en vez de eso nos dicen quién tiene más poder o influencia ¿política?

2528.78

2 comentarios:

Sandy Gallia dijo...

sospiro, pareciera que hasta es alentado hablar de política en ese tenor ¿no te parece?

Israel Laureano Lazcano dijo...

Sí, es una desgracia, pero la culpa principal es de los lectores que leemos reportajes y ensayos bastante inútiles y a veces los consideramos "muy informativos".